Elegimos ecológico porque:

La alimentacoón ecologica, biológica u orgáncia asegura un sistema viable de gestión agraria que respeta los sistemas y los ciclos naturales y preserva y mejora la salud del suelo, el agua, las plantas, los animales y el equilibrio entre ellos y minimiza el impacto humano.

Contribuye a alcanzar un alto grado de biodiversidad. La agricultura ecológica quiere conservar e impulsar la variedad genética de las especies, y con ello la riqueza de los paisajes de cultivo.

Hace un uso responsable de la energía y los recursos naturales, reduciendo emisiones y contaminantes: respetar el medio ambiente es una de las máximas de los productos ecológicos. La agricultura ecológica es la más respetuosa con la fauna, la que genera una contaminación más baja de aerosoles, produce menos dióxido de carbono, previene el efecto invernadero, no genera residuos contaminantes y ayuda al ahorro energético y de los gobiernos, ya que en el cultivo y en la elaboración de los productos se aprovecha el máximo de recursos renovables.

Cumplie rigurosas normas de bienestar animal que responden a las necesidades de comportamiento propias de cada especie: trabajar con razas autóctonas del país y controladas desde su origen. Animales criados al aire libre y alimentados con leche materna hasta los ocho meses y que continúan con su alimentación con forrajes ecológicos sin fertilizantes, pesticidas ni transgénicos.

Evita el uso de antibióticos, hormonas, aditivos ni estimulantes de ningún tipo para acelerar el crecimiento y engorde de los animales. Los estándares de control de reglamento europeo restringen el uso de antibióticos en la ganadería ecológica, hecho que beneficia la salud de los consumidores.

Tatamiento veterinario respetuoso. El tratamiento veterinario que se dispensa al ganado, salvo excepciones muy tipificadas es, en muchas ocasiones, homeopático; esto significa que los animales se cuidan de forma preventiva. Asimismo, se realiza su sacrificio de manera que se eviten situaciones de estrés para reducir las toxinas de la carne.

Obtiene productos de alta calidad y con buen sabor. Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, recuperan los gustos originales y tienen mejor aroma, color y sabor.

Porque apoya a las granjas y empresas locales. Prioriza la adquisición de productos de la zona. Esto ayuda también a minimizar las emisiones causadas por los transportes de productos de un sitio a otro.

Reduce el consumo de aditivos y conservantes mediante el uso de la agricultura biológica: separación de semillas, siembra y cosecha de productos de estación, control de plagas a través de la rotación de campos o mediante productos orgánicos, utilizar abonos biológicos para la fertilización. Al no contener sustancias artificiales, los alimentos procedentes de la agricultura ecológica son asimilados correctamente por el organismo sin alterar las funciones metabólicas.

Rechaza la manipulación de genes. En la agricultura ecológica no se autorizan los organismos genéticamente modificados (OGM) ya que esta agricultura conduce a una uniformidad y erosión genéticas lo que se traduce en una pérdida de variedad, con grandes extensiones de un mismo cultivo

Las razones de elección de alimentos ecológicos:

Beneficios para la salud
Valor nutritivo

Seguridad
Preocupación por el medio ambiente
Evitar residuos de contaminantes en los alimentos
Frescura
Aroma y otros caracteres sensoriales
Protección de la vida salvaje y de las agua